#EnContexto

Sin Ruth Bader Ginsburg, ¿qué pasará con la Corte Suprema de Justicia?

El fallecimiento de la jueza de la Corte Suprema de Justicia trajo resultó en una lucha política en el Senado y ahora la pregunta que se hace el país es si su puesto será ocupado inmediatamente o después de las elecciones

La fallecida Ruth Bader Ginsburg. Recuperada de: El País

La segunda mujer en obtener un puesto en la Corte Suprema de Justicia, Ruth Bader Ginsburg, falleció el día de ayer por complicaciones de un cáncer de páncreas que había sido descubierto en el 2018. La jueza, quien había sido una férrea crítica del presidente Donald Trump, dejó un gran vacío en la justicia y ahora Estados Unidos se pregunta qué pasará con el puesto que Ginsburg se había negado a abandonar. La decisión está en manos de los republicanos en el Congreso, de los cuales algunos se niegan a escoger un reemplazo hasta después de las elecciones, mientras que Trump asegura que tiene la obligación de poner a alguien en el puesto lo más rápido posible.


Los republicanos que tomarán la decisión de quién se queda con el puesto son: la senadora Susan Collins (Maine), la senadora Lisa Murkowski (alaska), el senador Cory Gardner (Colorado), el senador Mitt Romney (Utah), el senador Lindsey Graham (Carolina del Sur), el senador Lamar Alexander (Tennessee) y el senador Charles Grassley (Iowa). El senador Mitch McConnell, el líder de las mayorías en el Senado, dijo el día de ayer que organizaría la votación para la propuesta del presidente, quien aseguró hoy que debian actuar lo más rápido posible y que nominará a una mujer para el puesto. No obstante, según con fuentes cercanas a McConnell, el senador estaría en desacuerdo con una elección apresurada, sobre todo en tiempos tan cercanos a los comicios electorales.


La senadora Susan Collins ha afirmado que incluso si el presidente Trump tiene el poder de nominar a alguien para la Corte Suprema, las votaciones para confirmar el puesto en el Senado no deberían darse sino hasta después de las elecciones presidenciales. La senadora Murkowski ha asegurado lo mismo y Stuart Stevens, uno de los consejeros del senador Romney en el 2012, señaló que de hacerse la votación en este momento, se “acabaría” el control republicano en el Senado. Por otra parte, el senador Thom Tillis (Carolina del Norte), el senador Graham, la senadora McSally (Arizona), la senadora Loeffler (Georgia) y la senadora Ernst (Iowa), han manifestado su apoyo al plan de McConnell de gestionar las votaciones lo más rápido posible y apuntaron que servirá para sacar a los posibles nominados de Biden, quienes categorizaron como radicales y de izquierda, de la candidatura.


Por su parte, los demócratas en el Senado procuran mantenerse firmes en que cualquier nominación deberá esperar hasta después de las elecciones en noviembre. Además, han recibido grandes sumas de dinero para sus campañas desde el fallecimiento de Ginsburg. De acuerdo con ActBlue, el sitio de donaciones del Partido Demócrata, más de 60 millones de dólares han sido donados.


Fuente: The New York Times


#EnContexto