#EnContexto

Piden la renuncia del ministro de Salud salvadoreño Francisco Alabi

El ministro habría utilizado el dinero del Ministerio para renovar su despacho.

Francisco Alabi. Recuperada de: Elsalvadorgram

De acuerdo con los documentos publicados en COMPRASAL, el sitio oficial donde el Gobierno publica todos los gastos y adquisiciones de servicios y productos, el ministro de Salud Francisco Alabi habría hecho unos gastos para remodelar su despacho. El ministro negó haber gastado el dinero para una remodelación y publicó fotos de su despacho para demostrar que seguía en el mismo estado.


José Vela, miembro del partido Nuestro Tiempo, dijo que lo contratos no mentían y exigió la renuncia del ministro. Aclaró que de nada servían las fotos divulgadas por el ministro, pues “el contrato también deja claro que la entrega e instalación está programada para 35 días después de la orden de compra que fue firmada el 17 de julio, o sea que tiene que ser finalizado para el 21 de [agosto]”. El miembro de Nuestro Tiempo señaló que el contrato de $18.304,62 había sido adjudicado a Richard Antonio Márquez Monge quien, según Vela, es pariente directo de la asistente del ministro, Bitia Marthaly Márquez Monge.

El ministro había dicho que las compras correspondían a “un moderno centro de monitoreo para mejorar el control de la pandemia” pero en el documento aparece que la licitación es para el “servicio y adecuación de áreas administrativas del Despacho Ministerial de MinSal”. Esta no es la primera vez que el ministro ha sido señalado por las compras que ha realizado el Ministerio de Salud, pues ya se le conocía la adquisición de la empresa de su tía y de otro funcionario.


La analista política y candidata del partido Nuestro Tiempo, Leonor Álvarez había comentado sobre los casos anteriores que “parte de las muertes de todos esos médicos y policías, agentes de protección civil, soldados, enfermeros, ordenanzas, toda la agente que se está echando al hombro esta pandemia se pone en riesgo su vida cuando se firma un contrato corrupto".


Fuente: La Prensa Gráfica


#EnContexto