#EnContexto

Paraguay “retira su confianza” del representante del Alto Comisionado de la ONU en América del Sur

El gobierno paraguayo tildó de irresponsable el comunicado que emitió la organización sobre la muerte de dos niñas de 11 años.

Jan Jarab. Recuperada de: ACNUDH

El miércoles 2 de septiembre ocurrió en Concepción un enfrentamiento entre militares de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) que le quitó la vida a dos niñas de once años de nacionalidad argentina. El representante en América de Sur del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Jan Jarab, pidió a las autoridades paraguayas que investigaran los hechos, debido al continuo pedido del gobierno argentino para que se esclarecieran los hechos. Jarab pidió que se indagaran acerca de las responsabilidades directas de los asesinatos, además de la jerarquía entre quienes hicieron parte de la operación y de las posibles alteraciones en la evidencia en el lugar.

El Ministerio de Relaciones Exteriores paraguayo respondió al comunicado de la Oficina Regional para América del Sur del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ACNUDH) con ocho puntos principales en los que expresa la posición del Gobierno frente a lo ocurrido. En el comunicado el Ministerio aseguró que el EPP era una “organización criminal, con objetivos y acciones terroristas” que utilizaba a “niñas, niños y adolescentes como escudos humanos, con el agravante que en algunas situaciones estos menores son incluso parte del núcleo familiar de los cabecillas de la citada organización criminal”.


En el comunicado, el Ministerio afirmó que las expresiones de Jan Jarab eran “irresponsables” por insinuar una alteración de los hechos sin conocer el informe oficial que publicó el Estado. La entidad estatal aseguró que esta actuación de Jarab, junto con otras que ya habían sido objetadas, la llevaban “al extremo de retirar la confianza al señor Jarab, en cuanto a su predisposición de entablar una comunicación fluida, directa, constructiva y permanente con las autoridades [paraguayas]”. Sin embargo, el Ministerio añadió que el Estado seguiría apegándose a las normas del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y Humanitarios, además de estar dispuesto a cooperar con los órganos de supervisión de tratados.


Fuente: EFE & La Nación


#EnContexto