#EnContexto

Niños migrantes de Venezuela no serán deportados de Trinidad y Tobago

Una corte en el Estado caribeño impidió temporalmente que migrantes venezolanos, entre los que se encuentran 16 menores, fueran deportados.

Recuperada de: Tenemos Noticias

Este fin de semana se desató en Trinidad y Tobago un escándalo relacionado con un grupo de migrantes venezolanos que fueron devueltos a su patria en una precaria embarcación. Los venezolanos pudieron retornar a la isla gracias a una decisión judicial y hoy una corte del país caribeño decidió que la deportación de este grupo de personas se suspenderá temporalmente y podrán quedarse en la isla hasta que se resuelva sobre el fondo del proceso de deportación. La prensa de Trinidad ha apuntado que son en total 26 personas: 16 menores de edad (entre los que se encuentra un bebé de cuatro meses) y 10 adultos.


Los migrantes venezolanos llegaron a la isla el 17 de noviembre y fueron detenidos. El 22 de noviembre fueron enviados de vuelta a Venezuela en una embarcación precaria, que se conoce como peñón. Después de la decisión de una corte, pudieron volver a la isla caribeña, pero fueron detenidos nuevamente. Por ahora, el grupo se encuentra en una instalación oficial en la que deberán cumplir una cuarentena de 14 días, además de esperar una nueva decisión de la corte.

“La obligación de los líderes mundiales, como usted, sigue siendo la de mantener los derechos de todas las personas, incluyendo los de los niños”

Varias ONG, tanto locales como internacionales, pidieron al Primer Ministro Keith Rowley, que cumpliera con las obligaciones tanto nacionales como internacionales con los derechos de los niños y los refugiados. La carta fue firmada por 16 ONG, entre las que se encuentran: Amnistía Internacional, Aula Abierta, el Centro de Justicia y Paz. En la carta entregada al PM, se pedía que los niños fueran reunidos con sus familias, el acceso a asilos, hacer pruebas para confirmar si fueron víctimas de tráfico de menores y atención médica. De acuerdo con las ONG, aproximadamente 50 niños han sido deportados de Trinidad y Tobago.


El PM Rowley dijo ayer que el Estado estaba cerrado a la inmigración ilegal y que resistirían “todos los esfuerzos de otros que están empeñados en forzar la apertura [de las] fronteras”. Aseguró que todas las personas venezolanas que desearan entrar al país necesitaban una visa y agregó que si Trinidad y Tobago reducía sus medidas de inmigración, las islas estarían llenas de inmigrantes ilegales. Rowley ha afirmado que no será aceptable que las personas que emigran ilegalmente “vivan en los márgenes de [la] sociedad, ganándose la vida con niños que no son capaces de ser educados como deberían”.

 

Fuente: Newsday & Infobae


#EnContexto