#EnContexto

México, uno de los retos que deja el gobierno Trump


Biden Trump por: BBC NEWS

Desde la primera campaña presidencial del Republicano Donald Trump, fijó a México como uno de sus principales intereses en políticas migratorias, muchos de sus discursos xenófobos frente a la migración latina movieron fibras en el país norteamericano. Todos recordamos la propuesta presidencial de “construir un muro” en la frontera con México, justificando la alta delincuencia que eso traía y el poder de los carteles de narcotráfico. Con la llegada de Biden a la casa blanca, se respira un nuevo aire por la manera de hacer política del demócrata, añadiendo las relaciones tan cercanas que se conocieron entre este jefe de Estado y Andrés Felipe López Obrador, presidente de México.


En este artículo, se cuenta con la participación del experto en Relaciones Internacionales, Federmán Rodríguez, quién cuenta con un Doctorado en Ciencia Política en Carleton University de Canadá y es profesor de la universidad del Rosario en la facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales.


Lo primero son las relaciones entre los dos Estados, ya que, Donald Trump, acudió a lo que el Doctor Federmán llama “populismo de derecha”, esto consiste en la promoción del rechazo a quienes no son “los verdaderos estadounidenses”, en este caso un discurso xenófobo en el que se ponía como enemigo cualquiera que fuera migrante, sin importar su persona y encasillándolos en “delincuentes, violadores y narcotraficantes”.


Nuestro experto nos amplía el panorama de la migración en Estados Unidos, ya que es el país con el mayor número de migrantes en el mundo, con más de 50 millones de estos en su territorio. Lo que explica Federmán Rodríguez, es que las políticas de migración estadounidense están más encaminadas a la economía que a las políticas humanitarias, como sí lo es el caso europeo. Aunque el número de migrantes es muy grande, es importante conocer el factor latinoamericano “las condiciones de países de Centroamérica como, Honduras, Guatemala que son azotados por bandas criminales los lleva a buscar refugio en Estados Unidos”. La presencia de bandas delincuenciales pone la lupa en esta población, “el colapso de los Estados, la filtración de la violencia y la delincuencia en las filas migratorias y el narcotráfico hace que se tomen medidas respecto a estas políticas.


Las políticas en macro son las mismas, pero en sub-políticas para cada caso, la cosa cambia. Por ejemplo, en el caso de Cuba, lo que se hace es una presión por parte del gobierno estadounidense al otorgar ciudadanía a quienes lleguen a territorio norteamericano, “estos balseros cubanos, que buscan atravesar navegando durante días en busca de ese sueño americano, es la presión que se le hace a la revolución en La Habana”. Se deben identificar entonces, los distintos factores a la hora de evaluar la migración, sin embargo, “las declaraciones y políticas populistas de derecha pueden hacer que se genere rechazo total a los migrantes latinos, como puede pasar en Colombia con migrantes venezolanos. No estaríamos hablando de Xenofobia únicamente, habría que incluir el término aporofobia, que es el rechazo al migrante pobre” señala el doctor Rodríguez.


La llegada de Joe Biden pintó de esperanza las relaciones en el panorama tan tenso que había dejado el anterior gobierno. Desde su llegada, el presidente López Obrador reconoció “la cooperación que puede existir” entre los países vecinos y añadió “pero debe haber un respeto en la soberanía nacional”. Joe Biden debe hacer frente a una presión muy grande por parte del partido republicano, su contendor, frente a las medidas que se tomen, ya que puede exigir un poco de “mano dura” considerando que están acostumbrados al “american first” de Donald Trump. Sin embargo, la cooperación se pronostica más dialogada por los dos jefes de Estado, un ejemplo de esto es que el gobierno de México ya le reconoció a Biden la firma de decretos con los que detendrá la construcción del muro en la frontera, protegerá el programa DACA que libra de la deportación a miles de migrantes que llegaron a Estados Unidos como indocumentados siendo niños y establecerá un camino para la ciudadanía de 11 millones de personas en situación irregular.


Por la pandemia Estados Unidos donó a México un lote de vacunas, como un favor político y aunque muchos ya tildan a Biden como “todo un humanista preocupado por América Latina”, lo cierto es que esto es para aliviar un poco las tensiones y estar “cada uno en paz” como lo llamó López Obrador en algún momento. El principal objetivo de Biden es la seguridad nacional, claro que se abona en que acude más a la cooperación que al uso de del poder duro de Trump, la verdad es que con este tipo de políticas podrá exigir más a México en materia de seguridad y en cuanto a los carteles del narcotráfico, que es su principal enemigo.


Varios expertos indican que no se debe tener la imagen de Biden como un altruista por América Latina, esto es cierto en el marco de que no hay cooperaciones de ese estilo en su agenda política, pero que sí se puede tener la seguridad de que va a escuchar en mayor medida lo que se puede lograr con los distintos países de esta parte del mundo.


#EnContexto