#EnContexto

La hoja de coca es más que sólo cocaína



Fotografía tomada de: Perucusco.info

El pasado 12 de abril de 2021 el gobierno de Colombia anunció la erradicación de cultivos ilícitos con la retoma de las aspersiones con glifosato de forma aérea. El cultivo de coca se clasifica como cultivo ilícito ya que de este se extrae la cocaína, razón por la cual se busca erradicar por completo estos cultivos teniendo en cuenta que se asume que su existencia es con fines de actividad meramente ilegal. Sin embargo, existen muchos más usos posibles para la coca sin necesidad de erradicar por completo sus cultivos, la gastronomía abre las puertas del consumo seguro de esta planta con base en sus diversas propiedades. La hoja de coca es usualmente asociada únicamente con la cocaína sin tener en cuenta las propiedades nutritivas que tiene en caso de ser empleada dentro de la cocina. Los usos que tiene la hoja de coca forman parte importante de la alimentación y costumbres de distintos grupos étnicos en América Latina, además de contener una gran cantidad de propiedades antioxidantes y elementos de su composición que favorecen una alimentación balanceada como lo es su riqueza en vitaminas. Aporta una cantidad significativa de proteína, siendo 19.9 gr por cada 100 gr de coca, así como un buen porcentaje de calcio según se encontró en una investigación titulada “Valor nutricional de la hoja de coca” que fue realizada por la universidad de Harvard en 1975.


Teniendo esto en cuenta, el consumo de coca en diversas presentaciones puede realizarse de manera legal y segura ya que no genera ningún tipo de dependencia ni es tóxica en su forma y composición natural, como acostumbran a hacer los distintos grupos étnicos que dentro de sus prácticas tradicionales mascan sus hojas o realizan infusiones de lo que se conoce como mate o té de coca. Estas prácticas resultan beneficiosas para la salud dado que pueden ser la solución a una serie de situaciones o molestias de una manera natural. Por ejemplo, reducir el malestar generado por la indigestión igual que el malestar generado por el mal de altura, puesto que regula las nauseas y el mareo que se generan. También puede prevenir la osteoporosis por su alto contenido de calcio brindando una mejor salud ósea; puede ser beneficiosa para personas que padezcan de anemia dado que cuenta con gran cantidad de hierro y vitamina B, vitamina que, se absorbe muy bien por el organismo y se utiliza como suplemento. Además de esto puede regular los niveles de colesterol y triglicéridos dado que por su composición restablece los índices de glucosa en sangre y presión sanguínea; todo esto soportado por el nutricionista Manuel Raggio a través del diario El Tiempo de Perú. La única contraindicación de este tipo de consumo de coca es que, aunque no se ingiere directamente el extracto de cocaína, al realizar pruebas de laboratorio y toxicología el resultado saldría positivo por la presencia de este componente en las hojas.


Las hojas de coca dentro del mundo gastronómico han sido objeto de una gran variedad de experimentos desde que se conoce su composición altamente nutritiva y beneficiosa, elementos como yogur, fideos, pan y otros productos, han sido elaborados con harina obtenida de las hojas de coca en intentos de la reivindicación de esta planta. La harina de coca es la estrella de diversas recetas bastante nutritivas e innovadoras, entre éstas, la propuesta salida del LAB de innovación de Gato Dumas, donde llevaron esta planta a hacer parte de platos de la alta cocina, experimentación en la que encontraron que la hoja de coca no es alucinógena ni tiene efectos adversos, sino por el contrario, es nutritiva y un excelente ingrediente para innovar. Además, se descubrió que tiene propiedades energéticas como el café y tiene un efecto muy similar, en caso de que se busque reemplazo del grano, según cuenta el diario La República.


Desglosando la composición de la coca es posible confirmar que es mucho más que la cocaína, que cuenta con propiedades y componentes no sólo beneficiosos sino también nutritivos que han sido aprovechados por las comunidades étnicas de la región Andina latinoamericana y hace parte de sus tradiciones. Además de esto, ahora es posible hacer uso de la coca gracias al esfuerzo de diferentes profesionales que proporcionan información sobre su composición y han realizado experimentos con sus hojas y derivados naturales como la harina de coca, de manera que se pueda aprovechar su riqueza nutricional de distintas maneras. De esta forma se abre la puerta para una alternativa de reivindicación para el consumo de estos cultivos catalogados como ilícitos, puesto que la coca, más allá de ser la fuente de origen para la cocaína, es una planta que tiene un sinfín de opciones de empleo y consumo beneficiosas para la salud del ser humano, por lo que más allá de la erradicación puede plantearse también una exploración de posibilidades.

#EnContexto