#EnContexto

La Copa América se debe cancelar


Caracol Radio.

En los últimos días, la Corte Suprema de Brasil confirmó que se va jugar la Copa América 2020. De esta manera, el certamen va iniciar hoy, 13 de junio, con el partido entre la selección anfitriona y Venezuela. Va contar con 10 selecciones y sin público, porque los países invitados, Australia y Qatar, decidieron no participar por la pandemia.


En mi opinión este torneo no se debería jugar en Brasil, ni en ninguna parte de Sudamérica: se debe cancelar. Antes se iba a disputar en Colombia y Argentina. En el primero no se pudo realizar por la crisis social que se está viviendo; en el otro tampoco, sobre todo, por los casos de covid-19 que aumentaron con tanta facilidad en los últimos días que hasta el fútbol argentino tuvo que ser suspendido. De las diez selecciones que conforman la CONMEBOL, no hay una que tenga la capacidad para hacer el campeonato, puesto que algunos de estos empezaron la vacunación tarde y se encuentran en picos actualmente, como Colombia. Aunque Chile va bien, no quiere decir que tenga la capacidad de hacerlo, todavía tiene una gran cantidad de casos positivos, según el Ministerio de Salud hasta el 11 de junio tienen 1.461.419 personas diagnosticadas y eso que un poco más de la mitad de la población tiene la primera dosis y el 44.4% está completamente vacunada.


Es importante recordar que Brasil ha sido uno de los países que peor ha sobrellevado la pandemia. Desde que empezó la emergencia sanitaria mundial en febrero, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ha tomado algunas medidas que son insuficientes para contrarrestar al covid-19. Por ejemplo, no estuvo de acuerdo con el distanciamiento social y promovió aglomeraciones y medicamentos, como la Hidroxicloroquina, el cual ayuda para prevenir la malaria, mientras era positivo de covid-19. Además, en una rueda de prensa se quitó el tapabocas sabiendo que estaba contagiado y expuso a los periodistas que se encontraban en el lugar. También catalogó a esta enfermedad como una “gripita”. Estas acciones no tienen ningún sustento científico y por eso el contagio no disminuye. Además la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que no ha aprobado ningún tratamiento farmacológico para este virus. O sea que van a llevar la Copa América a un lugar donde la pandemia se ha manejado de la peor manera. Este episodio se puede comparar con lo que sucedió en el partido de Junior vs River Plate en Barranquilla por la fase de grupos de la Copa Libertadores, donde los del ESMAD gaseaban a los manifestantes a las afueras del estadio Romelio Martínez. Es decir, no importa lo que este sucediendo, el show debe continuar.


Esta mala organización para combatir la pandemia se ha visto reflejada en las cifras de contagiados y muertos. Brasil es el segundo país con más muertos en el mundo, por detrás de Estados Unidos; registró 2.7230 fallecidos el pasado 10 de junio para tener un total de 479.515. Por otro lado, ese mismo día se dio a conocer 85.748 nuevos contagiados, una de las cifras más altas desde marzo. Según varios expertos el país se prepara a una nueva ola de la pandemia, así lo dio a conocer Claudio Castro, gobernador de Río de Janeiro.


La Copa América se va a disputar en cuatro sedes: Brasilia, Cuiabá, Goiana y Río de Janeiro. Pero algunos de estos lugares hacen parte de los 13 Estados que se van a tener que enfrentar a un agravamiento de la crisis sanitaria. Por ejemplo, Río de Janeiro, es el séptimo estado con más casos en el país con 884.550 contagiados. Luego, Goiana, capital de Goias, es el noveno con más positivos: 621.630. O sea que algunos partidos se van a disputar en algunas ciudades cuyo sistema sanitario empeorará en las próximas semanas. Esto sumado a que Brasil es un país con una cultura futbolística muy rica, por eso les encanta este deporte y sus jugadores juegan en los mejores equipos del planeta. Han sido campeones en cinco oportunidades del mundo y tienen nueve copas américas. A lo que quiero llegar es que van a ver un montón de aglomeraciones en las afueras del estadio, bares y en casas para ver un partido. Aunque esto va pasar en cualquier país que la va disputar, por eso lo mejor es cancelarla, para que los casos no aumenten.


En los últimos días los jugadores de la Selección Nacional de Fútbol de Brasil se han pronunciado sobre esta noticia. En un comunicado, que se difundió por redes sociales, encabezado por Casemiro, capitán y jugador del Real Madrid, expresan “Estamos en contra de la organización de la Copa América, pero nunca diremos no a la selección brasileña". También hicieron énfasis que estarían inconformes si se hubiera jugado en Chile. Otra cosa que los molesto es que ellos se enteraron por la prensa que Brasil era el nuevo anfitrión.


Ahora en términos de vacunación, hasta el momento en Brasil 23.3 millones de personas se han aplicado las dos dosis, esto representa el 24% de la población. Sin embargo, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo en el Congreso que el ritmo de vacunación iba a caer, ya que el flujo de productos importados está por debajo de lo que se esperaba. Pero si Brasil llevara un buen ritmo de vacunación, como Chile, no garantiza que la pandemia ha terminado. Según la OMS, la vacunación no es la única solución, también se deben seguir manteniendo las restricciones, puesto que levantar las medidas de salud pública “puede ser desastroso”.


Para concluir, entiendo que el fútbol hace mucho tiempo dejó de ser un mero juego y es un negocio en donde se disputa mucho dinero, especialmente en transmisiones de televisión. Era muy difícil que el Gobierno de Brasil cancelara el torneo por los intereses que se juegan. Ahora, los goles de Neymar, Messi y Suárez van a opacar la realidad de lo que vive Sudamérica. Sería interesante que los jugadores se pronunciaran por medio de mensajes sobre su opinión de lo que ocurre en sus respectivos países, porque en medio de todo es su trabajo jugar al fútbol y algunos lo hacen aun cuando están en contra, como la selección de Brasil. A la CONMEBOL le interesa más jugar un partido por encima de todo, no hay que romantizar nada. No es el deporte del pueblo.

#EnContexto