#EnContexto

Líderes Embera se enfrentan a denuncia penal del Distrito de Bogotá

La comunidad índígena Embera que hace parte de la cifra de desplazados en el país, están acentuados en el Parque Tercer Milenio de Bogotá y se rehúsan a aceptar las ayudas que les brinda el Distrito.


Comunidad Embera en el centro de Bogotá. Recuperado de: El Espectador


Desde enero del presente año, esta comunidad llegó a Bogotá tras recibir amenazas presuntamente por parte del ELN hacia sus líderes, a raíz de la presión sobre sus territorios por cuenta de la minería ilegal. Así, desde aproximadamente 25 días unos 450 indígenas Embera han instalado cambuches en la zona del parque Tercer Milenio, en el centro de la capital. No solo ante la situación de desplazamiento sino también del COVID-19, el Distrito reitera que les han ofrecido opciones de alojamiento, subsidios de arrendamiento y alimentación, atención médica y aislamiento para evitar la propagación del virus. Según la administración, a pesar de haberse confirmado 7 casos de COVID-19 dentro de esta comunidad, se han negado a recibir las ayudas.


La alcaldesa Claudia López anunció en una entrevista para La W la decisión de interponer una denuncia penal ante la Fiscalía contra los líderes de esta comunidad. “Es inaceptable que se instrumentalicen a los niños y mujeres para la mendicidad, aun cuando les hemos ofrecido auxilio de arrendamiento, trasladarlos a Corferias para atenderlos de la mejor manera posible”, aseguró López en la entrevista. De esta manera, la denuncia presentada por Horacio Guerrero, subdirector de Asuntos Étnicos de la Alcaldía, abrió noticia criminal por el delito de violación de medidas sanitarias.


Finalmente, Ancizar Cheche, uno de los líderes de esta comunidad afirmó que la razón por la cual deciden no aceptar estas ayudas es porque no son la respuesta a sus necesidades. Cheche aseguró que “más allá de la pandemia, están las circunstancias que los llevaron a desplazarse de sus territorios”. “Para el pueblo no son garantía 15 días en un resguardo. Después de eso, ¿para donde nos vamos?, el pueblo no piensa devolverse,” adicionó. A raíz de esto el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, aseguró que la decisión que están tomando pone en riesgo, no solo a los niños y mujeres de la comunidad, sino a toda la población bogotana.


Fuente: El Espectador

#EnContexto