#EnContexto

Kanye y Estados Unidos: una relación que no debería pasar

Actualizado: 1 ago 2020

La campaña de presidencia de Kanye West ¿Un episodio bizarro de Keeping up with the Kardashians?

A mediados de 2015 el rapero estadounidense anunció públicamente que estaba interesado en lanzarse para las elecciones presidenciales del año 2020. Desde entonces, y hasta inicios de Julio, la mayoría de las personas pensaban que no lo decía en serio, en especial porque este nunca había votado antes de empezar su campaña. Incluso se rumorea que esta serviría para promocionar su próximo álbum, porque con Noviembre acercándose (mes de elecciones en Estados Unidos), sus posibilidades de ganar son muy pocas.


West se está lanzando con el Birthday Party (juego de palabras que traduce “partido cumpleaños”) creado por él mismo, porque “cuando ganemos, será el cumpleaños de todos”. Debido a que este entró a la carrera presidencial hace muy poco, las fechas de postulación como candidato independiente ya pasaron en algunos estados como Indiana, Carolina del Sur y Carolina del Norte. Ante esto, el aspirante a presidente intentará conseguir una extensión al excusarse con la pandemia de la COVID-19, enfermedad que según él tuvo en Febrero.


Aunque es impresionante pensar en un cantante como político, en especial quien está casado con Kim Kardashian-West y se ha visto involucrado en muchos escándalos en la industria musical, este no es el primer caso de una persona sin experiencia política que quiere ocupar un cargo gubernamental en Estados Unidos. Arnold Schwarzenegger, fisicoculturista y actor, sirvió como gobernador de California entre 2007 y 2011, sin tener ninguna experiencia en un puesto como ese. Aunque Schwarzenegger no “arruinó California”, tampoco se reconoce como una gobernación memorable, y de hecho fue tomado por algunos como un chiste ya que se opina que ganó por su popularidad como actor.


Después de la serie de protestas por el movimiento de Black Lives Matter a inicios de 2020, West habló sobre la presidencia de Donald Trump: “Parece un gran desastre”. A parte de la sorpresa que trajo el anuncio por Twitter del rapero sobre su candidatura (por obvias razones), cabe agregar su relación con el ahora contrincante republicano. A lo largo de su tiempo en la Casa Blanca, Trump ha sido apoyado por West, pero por los eventos previamente mencionados, parece que el artista Ye ya ha tenido suficiente de este, según Forbes. Aun así, el candidato independiente ha dirigido la mayor parte de sus ataques hacia su otro contrincante, Joe Biden, en especial después de que [Biden] comentara en un canal de radio que quien se inclinara a votar por Trump no era afroamericano. A pesar de que los insultos entre candidatos son muy comunes, es bastante notable que el cantante guarda aún cierto respeto por Trump.


La visión de West para su presidencia (literalmente planteada como #2020VISION) tiende hacia el lado republicano; incluso este dijo que, si Trump no buscara la reelección, hubiera intentado ser el candidato del partido. El rapero está a favor de la legalización de la marihuana, la regulación del aborto, la inclusión de religión en las escuelas públicas, la segunda enmienda (posesión de armas de fuego) y una reforma al sistema carcelario. West, siendo bastante religioso, ha hablado sobre la vacuna contra el COVID-19. Aquí empieza mi preocupación. Siendo “antivacunas” sostuvo que no confiaba en una contra la infección, estas son la marca de la bestia (referencia bíblica) y no dejarían que las personas entren al cielo cristiano.


En su primera muestra de campaña en Carolina del Sur estipuló que el aborto debería mantenerse legal, ya que, aunque va en contra de sus creencias, la ley no es dirigida hacia lo divino. Sin embargo, planteó que la madre que no aborte a su nascituro reciba “1 millón USD o algo en ese rango”. Si la credibilidad de su candidatura era baja, después de algo así no me sorprendería si se desplomara. Aunque los requisitos para lanzarse como presidente en Estados Unidos son cumplidos por West (ser ciudadano y mayor de 35 años) lo usaré de ejemplo para una creencia personal: no cualquiera debería ser presidente. Claro está que cualquier persona que cumpla los requisitos constitucionales puede serlo, pero eso no significa que debería hacerlo. Al ofrecer dicha suma, demuestra que no se encuentra en relación directa con la gente del común que no son millonarios como él, y para quienes esa cantidad se ve inalcanzable. Quien dirija el Estado, es decir su mandatario, debe saber las condiciones de su gente. También, dejo claro que su visión económica era “volver a la era preindustrial agraria”. En la cuna del capitalismo, ¿en serio está considerando eso como una opción?


Tengo que ser honesto y decir que al poner de lado la comedia que sería Kanye como presidente de Estados Unidos, es preocupante. El lado bueno es que por el poco tiempo que le queda de campaña, sus probabilidades de ganar son casi nulas, pero para 2024 puede que las cifras sean diferentes.

#EnContexto