#EnContexto

JEP prohibió la exhumación de los restos de desaparecidos en Puerto Berrío

La Justicia Especial para la Paz (JEP) determinó medidas cautelares para evitar la exhumación de los cuerpos de alrededor de 400 víctimas de desaparición forzada en el cementerio La Dolorosa de Puerto Berrío, en Antioquia.

Cementerio La Dolorosa, en Puerto Berrío | Recuperado de: El Colombiano


La JEP, que fue creada en el 2016 como parte del Acuerdo de Paz firmado por el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, tiene como objetivo juzgar los delitos cometidos en medio del conflicto armado. El tribunal especial ordenó al personero de Puerto Berrío llevar a cabo una campaña para evitar prácticas culturales que puedan destruir el rastro de los desaparecidos, además de prohibir la exhumación e inhumación en 352 puntos de interés forense. Los magistrados de la JEP concluyeron según un estudio del equipo forense de la jurisdicción, que la exhumación irregular , la adopción de cuerpos no identificados y el riesgo ambiental que representa la práctica, amenaza la posibilidad de identificar los cuerpos y entregarlos dignamente a sus familiares.

“Se ordenó clausurar los cinco osarios comunes donde se encuentran revueltos cuerpos no identificados exhumados de manera irregular, hasta tanto la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), la Fiscalía General o la JEP ordenen la recuperación de los cuerpos”

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y el Colectivo Sociojurídico Orlando Fals Borda hicieron la petición oficial ante la JEP y la UBPD para investigar el lugar, además de los antecedentes que sumaron en el documento donde piden el cuidado, protección y preservación de 16 lugares en todo el país que son señalados de contener cuerpo de posibles víctimas de desaparición forzada, entre ellos Antioquia, Caldas, Cesar, Santander y Sucre. Según el Movimiento, el Instituto Nacional de Medicina Legal informó que tiene alrededor de 160 registros de personas no identificadas que podrían corresponder a víctimas de personas desaparecidas forzadamente o dadas por desaparecidas en el marco y ocasión del conflicto. La Sección de Ausencia de Reconocimiento (SAR) aseguró por su parte, que las medidas tomadas además de constituir un apoyo moral y espiritual para los familiares de las víctimas, evidencia y son medios de pruebas de los delitos que se cometieron contra sus familiares.

" (...) Se conoce que cuando los cuerpos aparecían flotando en el río Magdalena, los habitantes de la zona los sacaban y los enterraban posteriormente en el cementerio, sin identificar, como forma de significación de su memoria, en otros casos les daban nombres para adoptarlos. Sin embargo, esta práctica solidaria de dar humanidad a las víctimas se ha convertido en un obstáculo para su identificación" -Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado

Esta decisión se suma a la prohibición de exhumación e inhumación igualmente en septiembre en cinco cementerios del céntrico departamento de Caldas, donde se cree que también se encontraron cuerpos de cientos de víctimas de desaparición forzada de las FARC y otros grupos armados. También, la JEP prohibió en agosto del presente año todos los entierros en el cementerio Las Mercedes, ubicado en Dabeiba, tras la recuperación de 54 cuerpos relacionados con “falsos positivos” que incluían a un joven reportado como víctima del conflicto armados y en otro caso, cuerpos de una familia entera que vestían prendas militares. Con esto, el tribunal busca proteger el proceso de búsqueda, identificación y entrega de personas desaparecidas a sus familiares.


Fuente: Deutsche Welle | Infobae | JEP

#EnContexto