#EnContexto

HRW: persecución a influencers por parte del Gobierno de Cuba

Ruhama Fernández, influencer cubana, señaló ante Human Rights Watch que varios de sus amigos y familiares han recibido citaciones a comisarías de policía por el contenido de sus videos.


Ruhama Fernández, youtuber cubana. | Recuperado de: Heraldo de Cuba


En medio del régimen de Cuba se ha conocido el constante acoso y persecución contra disidentes, periodistas y opositores, ahora los creadores de contenido digital o influencers se han venido convirtiendo en un nuevo objetivo de persecución por el gobierno cubano. Radio Televisión Martí, un medio radial y televisivo que se transmite desde Miami hasta Cuba, denunció la situación del pasado 14 de octubre donde cuatro youtubers que se encontraban a punto de participar en el foro virtual fueron allanados por la policía cubana. Dos de ellos, Jancel Moreno y Maykel Castillo, fueron detenidos, a Liana Hernández, otra influencer que se encontraba allí, le interrumpieron el servicio de internet. Finalmente, Ruhama Fernández declaró ante Human Rights Watch que tuvo que huir de la vivienda y esconderse para evitar su detención arbitraria.


HRW retomó el caso de Ruhama Fernández, una joven youtuber que inició su canal de Youtube hace apenas 10 meses y dirige su contenido a temas de la actualidad, opiniones políticas y entrevistas a los cubanos sobre su vida cotidiana. Fernández aseguró que poco tiempo después de empezar a subir videos, sus amistades empezaron a recibir citaciones a la policía, su hermano fue abordado varias veces en la calle por desconocidos con amenazas contra él y la youtuber, y en abril recibió su primera citación policial. Ante esta situación, la influencer añadió que varias veces uniformados de la policía se presentaron en las casas de sus amigos más cercanos: “querían saber quién era yo, dónde vivía y si tenía pareja”, dijo Fernández ante HRW.

"Ahora que dije la verdad, no hay vuelta atrás" -Ruhama Fernández ante HRW

En abril de este año Fernández recibió su primera citación policial, en la que uno de los uniformados le advirtió que sería procesada por cometer “actividades contrarrevolucionarias” si seguía creando el mismo contenido en su canal de Youtube. En julio, las autoridades cubanas le ordenaron a su proveedora de internet a interrumpir el servicio en su vivienda. Fernández llevaba a cabo una práctica común en Cuba, en la que se recibe internet a través de una red informal que en este caso, era gestionada por una de sus vecinas, a raíz del costoso y limitado acceso a internet en la isla. A raíz de esto, la mujer se contactó con Fernández y aseguró que la policía la habría amenazado con cancelar toda la conexión si ella continuaba gestionando la red de internet a la casa de la influencer. En agosto, las autoridades cubanas le negaron a Fernández el pasaporte para visitar a sus padres en Estados Unidos por “motivos de interés público”. En septiembre, fue interrogada por segunda vez ante una comisaría de la policía y tras subir un video denunciando esta experiencia, recibió días después una llamada de un número anónimo que la amenazó con “acabar con ella si salía de su casa”. Aún así, Fernández añadió ante HRW que aunque estas estrategias de hostigamiento cada vez son más intensas, no piensa dar un paso atrás frente al contenido de su canal.


Fuente: HRW | Diario Las Américas

#EnContexto