#EnContexto

HRW denuncia persecución política por parte del Gobierno interino de Bolivia

Human Rights Watch (HRW) señaló al gobierno interino liderado por Jeanine Áñez, de usar el sistema judicial de Bolivia para perseguir a los partidarios del ex presidente Evo Morales.


El gobierno interino de Áñez es señalado de apresar inexplicablemente a sus opositores. Recuperado de: Pauta


Jeanine Áñez se encuentra al mando después de la crisis política tras la anulación de las elecciones del pasado 20 de octubre, en las que Evo Morales habría conseguido su cuarto mandato consecutivo. El ex mandatario renunció tras la presión de las fuerzas armadas y la ola de protestas por parte de los bolivianos, de esta manera los comicios fueron anulados tras una auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que estableció una manipulación dolosa a favor del exmandatario”. Seguido a esto, Morales se refugió en México y actualmente está exiliado en Argentina, enfrentando cargos por terrorismo que fueron presentados por el gobierno boliviano y lo acusan de ser el responsable de varios bloqueos de las carreteras.


Ahora, el informe titulado “La justicia como arma: Persecución política en Bolivia” de HRW denunció que el gobierno de Áñez “ha presionado de forma pública a fiscales y jueces para que actúen de manera favorable a sus objetivos”. La organización señaló que en ciertos casos se presentaron cargos por terrorismo contra personas por el simple hecho de haber tenido contacto telefónico con Evo Morales y que a otra se les imputo cargos por publicar criticas contra el gobierno interino en redes sociales. En el expediente entregado por HRW se destacaron tres casos principales que incluyen en su mayoría, prisión preventiva sin justificación alguna.


Por un lado está Patricia Hermosa quien era jefa del gabinete de Evo Morales y fue señalada de terrorismo por mantener conversaciones telefónicas con el ex mandatario. A Hermosa la detuvieron entre enero y agosto, sin atención medica pese a que encontraba en estado de embarazo, razón por la cual terminó teniendo un aborto espontáneo. Por otro lado está Mauricio Jara, partidario de Morales que aún se encuentra preso y que habría sido calificado al gobierno interino de “tirano” y “dictatorial”. Finalmente, el informe de HRW también destacó el caso del juez Hugo Guacani, que otorgó detención domiciliaria a Edith Chávez, quien trabajaba como empleada doméstica de un ex ministro del gobierno del ex presidente.


Fuente: La Nación


#EnContexto