#EnContexto

Fundación Iguales presenta caso para reconocer el matrimonio igualitario en Panamá

La organización estuvo en una audiencia virtual junto a funcionarios públicos frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que el Estado reconozca matrimonios entre personas del mismo sexo.

Participantes del Pride en Panamá, 2019. Recuperada de: World Pride Panama

Hoy se desarrolló una audiencia virtual ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la que participaron miembros de la Fundación Iguales, panameños que se han casado en el extranjero pero cuya unión no ha sido reconocida como válida y funcionarios públicos del Estado panameño. En la audiencia se discutió la falta de accionar del Estado para acatar los fallos internacionales concernientes al matrimonio igualitario, tanto como para finalizar procesos judiciales que piden el reconocimiento de matrimonios entre personas del mismo sexo realizados en el extranjero.


Linx Arango, quien es miembro de la Fundación Iguales, aseguró que en Panamá han habido numerosos hechos que han resultado en la vulneración de los derechos de la comunidad LGBTIQ+. Citó las reformas constitucionales que se realizaron en el 2019, en las que se establecía que el Estado reconocía como matrimonio únicamente la unión “entre un hombre y una mujer”. Asimismo, señaló que la cuarentena por género había afectado a las personas trans y apuntó que los manuales de conducta de la Fuerza Pública tanto como de los Bomberos enunciaban que la “práctica de la homosexualidad o el lesbianismo” era “una falta gravísima”. Enrique Jelenzky y Yami Garcés, una pareja que se casó en el exterior pero cuyo matrimonio no ha sido reconocido en Panamá, contaron su experiencia frente a la CIDH.


Las funcionarias del Estado de Panamá, entre las cuales estaban Andreína Acevedo (Oficial Nacional de Rectificaciones de la Dirección Nacional del Registro Civil), Arlette Mendieta (Directora Encargada de Asuntos Jurídicos Internacionales y Tratados) e Isabel Valderrama (Jefa de Oficina de Equidad de Género y Equiparación de Oportunidades del Ministerio de Seguridad), respondieron a las alegaciones de la organización. La Directora Encargada Mendieta afirmó que el Estado estaba comprometido con la Convención Universal de Derechos Humanos y que su compromiso con la comunidad LGBTIQ+ se afirmaba en las marchas de Orgullo LGBTIQ+, en donde “las personas con diferentes afinidades pueden reunirse de manera pacífica”. Por su parte, Valderrama señaló que se estaba tratando de armar una “capacitación de los estamentos de seguridad para mayor sensibilización en temas de derechos humanos”.


Los comisionados respondieron ante lo discutido que este era un tema de “discriminación histórica estructural” y que las “convicciones religiosas o filosóficas” no debían ser un impedimento para ampliar las figuras jurídicas existentes sobre el matrimonio igualitario. De la misma manera, aseguraron que las Cortes panameñas debían generar fallos en casos de matrimonios del mismo sexo realizados en otros país que acataran la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del 2017 (que establece que la orientación sexual está protegida por la Convención Americana de Derechos Humanos), pues esta genera “deberes estatales”.

 

Fuente: La Prensa


#EnContexto