#EnContexto

“Estoy perdiendo la fe en la habilidad de los gobiernos para proteger a nuestra gente” Gerry Cheezie

Las comunidades indígenas de Territorios del Noreste y del norte de Alberta expresan su indignación después del recorte en el presupuesto del terreno cercano al río Athabasca, que es territorio indígena.

Río Athabasca. Recuperada de: Viator

Los líderes de comunidades indígenas en Territorios del Noreste y el norte de Alberta manifestaron su indignación frente a la decisión del gobierno de recortar el presupuesto del programa que monitoreaba las zonas naturales cercanas a las instalaciones de empresas, generalmente petroleras. El presupuesto pasó de 58 a 44 millones de dólares canadienses, bajando en un 25%. El acuerdo entre el gobierno federal y Alberta aclaraba que no habrían estudios en humedales ni en las especies marinas que se encuentran en este territorio, además de cancelar un proyecto piloto que buscaba estudiar los riesgos de balsas de residuos cercanas a cuerpos de agua, así como el monitoreo de la calidad del agua.

“Dependemos de [la vida silvestre] para conseguir comida, medicinas y para nuestro sostenimiento espiritual. (...) la contaminación de las arenas petrolíferas está matando a nuestra gente” -Jefe Gerry Cheezie.

Este hecho generó indignación en los líderes de las comunidades indígenas, quienes expresaron que los esfuerzos que habían realizado contra las industrias petroleras habían sido fútiles, pues a fin de cuentas la integridad de su territorio no sería protegida por el gobierno. Gerry Cheezie, jefe de La Primera Nación del Desembarco de Smith con sede en Forth Smith, Territorios del Noreste, aseguró que se sentía “consternado” por el manejo del gobierno sobre el impacto de las arenas petrolíferas en el medio ambiente. La decisión es especialmente preocupante porque la provincia todavía considera propuestas que buscan que el agua residual de las arenas petrolíferas pueda ser liberada en el río que pasa por Territorios de Noreste, cuya población depende de la vida acuática para su sostenimiento.


Bill Donahue, un excolaborador de los programas de ciencia y monitoreo de Alberta, comentó que dejar supervisar el río Athabasca era un error, pues en el terreno se encontraba uno de “los mayores desarrollos industriales” que contaminaba y consumía grandes cantidades de agua. De la misma manera, el crítico ambiental del Alberta New Democratic Party, Marlin Schmidt, afirmó que la protección del medio ambiente es “crítica” y señaló la importancia del uso responsable de los recursos, pero que con esta decisión estaban “fallando en los dos”.


El ministro del medio ambiente y del cambio climático, Jonathan Wilkinson, aseguró que los cortes se debían a que por la coyuntura no se podía enviar el mismo número de trabajadores a los territorios. Añadió que la decisión había sido tomada por un comité de supervisión de arenas petrolíferas, que se conforma por seis miembros indígenas, dos representantes del gobierno de Alberta y un representante del gobierno federal. Finalmente, dijo que el presupuesto para los proyectos medioambientales volverían a la normalidad en el 2021 y que el gobierno estaba tratando de “manejar los recursos en una manera responsable y asegurándose de que no hubiera contaminación”.


Vea también: Andrés Manuel López Obrador dice garantizar el acceso a la vacuna de la Covid-19 para los mexicanos

 

Fuente: CBC News


#EnContexto