#EnContexto

"¿El futuro es de todos?": un eslogan que debe ser repensado

“Do not travel to Colombia due to COVID-19. Exercise increased caution in Colombia due to crime, terrorism and kidnapping. Some areas have increased risk. - U.S. Department of State.


“No viaje a Colombia por a la COVID-19. Actúe con mayor precaución en Colombia por a la delincuencia, el terrorismo y el secuestro. Algunas áreas tienen mayor riesgo.” – Departamento de Estado de EE. UU.


Colombia vive una violencia incesante desde hace más de 200 años de independencia, puesto que es un país extenso con un terreno montañoso y difícil, aumentando de esta manera la pluriculturalidad y diferencia de pensamiento entre las regiones. La dificultad en el trazado de caminos que aún sobrellevamos a través de las vías 4G y 5G nos distancian como sociedad unitaria; las mismas vías que nos recuerdan con inmensas pancartas el eslogan de un gobierno sordo frente a la violencia que atraviesa el país: “el futuro es de todos”.

Esta semana ha sido una de las más difíciles del año, vaticinada con un aviso previo del Departamento de Estado de los Estados Unidos que indicaba no viajar a Colombia por el terrorismo, secuestro y delincuencia. Algunos colombianos se han indignado ante las declaraciones de EE.UU, pero el asesinato recurrente y sistemático de lideres sociales, la masacre de Llano Verde y la masacre de Samaniego nos debería levantar la siguiente pregunta, ¿Por qué nos indignamos si ellos tienen la razón? Tal vez deberíamos cuestionarnos además, si el futuro que nos promete el gobierno actual es un “futuro de todos”. Conozca aquí los hechos que marcaron a Colombia esta semana.

Masacre de Llano Verde en Cali


Tenían entre 14 y 18 años los cinco jóvenes que fueron encontrados degollados y arrojados en un cañaduzal del barrio Llano Verde en Cali. El día 12 de agosto, el alcalde Jorge Iván Ospina twitteó “Tengo que informar a la comunidad que desafortunadamente acaba de ocurrir una masacre, 5 fueron los fallecidos, algunos menores de edad, en el barrio Llano Verde”.

Al parecer, la muerte de los jóvenes estaría ligada con el narcotráfico. Erlendy Cuero, lideresa y una de las primeras residentes del barrio Llano Verde, se encuentra ampliamente preocupada por su seguridad y menciona “Esta no es una situación solo de hoy, sino de hechos que se han venido presentando de manera recurrente. Desde la fundación del barrio han sido asesinados 200 jóvenes”, dice. Ella es víctima del conflicto armado y una de las primeras residentes de Llano Verde. Hoy tiene esquema de seguridad, pero ni así puede dormir en su casa. “En cualquier momento me pueden lanzar una granada […] Aquí hay bandas organizadas de los grupos alzados en armas, porque esa forma de asesinar degollando a los jóvenes no es simple delincuencia común. No es común que ese tipo de prácticas se hagan en una ciudad”.

Erlendy Cuero, como víctima del conflicto armado y lideresa social, se encuentra aterrorizada por las bandas criminales que operan en Cali y denuncia incesantemente estas problemáticas frente a la ciudad, sin embargo y lamentablemente, no parece que las cifras de jóvenes asesinados en el barrio Llano Verde se vean reducidas prontamente.

Masacre en Samaniego, Nariño

8 jóvenes fueron asesinados durante la noche del sábado 15 de agosto en Samaniego, Nariño. El departamento se ha caracterizado por ser una zona de guerra entre las disidencias de las FARC-EP y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), de hecho, son estos dos grupos armados ilegales los sospechosos principales de la ejecución de esta masacre.

Oscar Andrés Obando Laura Michel Melo Campo Elías Benavides, Daniel Vargas Bayron Patiño Rubén Darío Ibarra, Jhon Sebastián Quintero y Brayan Alexis Iguarán; estos fueron los jóvenes hallados muertos por el ejército de Colombia. Los diarios mencionan que habrían sido masacrados mientras realizaban una fiesta a las 11 de la noche. Además de la muerte de los 8 jóvenes, hubo otro asesinato en el municipio de Samaniego durante la mañana del día de hoy, 16 de agosto. El senador John Milton Rodríguez hizo un llamado a través de su Twitter para convocar una reunión urgente de la comisión de paz.



Asesinato de dos menores de edad en un colegio de Leyva, Nariño

El pasado domingo 9 de agosto, Cristian Caicedo y Maicol Ibarra, de 12 y 17 años respectivamente, fueron asesinados cruelmente por lo que, según informan los habitantes del corregimiento de Santa Lucía, serían paramilitares del Clan del Golfo. Los estudiantes fueron disparados a quemarropa mientras iban al colegio a dejar una tarea que habían olvidado.




Las masacres en Colombia no han frenado y los excombatientes vinculados con el Proceso de Paz alzaron la voz contra el gobierno de Iván Duque que parece tenernos sin futuro y, por el contrario, parece que nos arrastra a un pasado lleno de violencia, masacres, violaciones y censura.




Entrados dos años en el gobierno de Iván Duque, los daños al Proceso de Paz y a la Jurisdicción Especial Para la Paz son inconmensurables, Iván Cepeda, Rodrigo Londoño, entre otros opositores, han denunciado activamente el sabotaje al proceso por parte del mandatario y de su partido, Centro Democrático. El Centro Democrático, encabezado por el ahora exsenador Álvaro Uribe, ha demostrado siempre un desprecio por el proceso de paz con grupos armados ilegales pertenecientes a la izquierda política; este caso no es distinto, pues 8 años de paz se han visto destruidos sistemáticamente a través de un detrimento de la democracia e incluso la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente por favor del partido de Iván Duque. Las estadísticas sobre las masacres en Colombia no mienten, no podemos negar que desde los años de mandato de Iván Duque, la paz y la tranquilidad en Colombia se han perdido, ¿es el futuro de todos o de unos pocos?



Vea también: Argentina enferma de pobreza tras 150 días de cuarentena.

 

Fuentes: El Tiempo | El Espectador | BBC | Semana | Centro Nacional de Memoria Histórica

#EnContexto