#EnContexto

“Desarme y no proliferación de armas de destrucción masiva”: Cuba y UE en su segundo diálogo

El encuentro se llevó a cabo bajo la modalidad virtual y también incluyó el tema de tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras y otras armas convencionales.


Recuperado de: Poblanerías


Las delegaciones fueron encabezadas por Rodolfo Reyes, director general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional de la Cancillería de Cuba, junto a Marjolin van Deelen, embajadora de la UE para desarme y no proliferación. De acuerdo a la aplicación del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación (ADPC) entre la Unión Europea, Cuba y sus Estados miembros, se constató el pasado miércoles que ambas partes tienen “amplias áreas de convergencia” en relación al desarme. Adicionalmente, destacaron la importancia de dirigirse hacia un “desarme general y completo” para amparar la seguridad internacional, la paz y contribuir al alcance de los objetivos de desarrollo sostenible.


La representación cubana señaló como su “más alta prioridad” el desarme nuclear y la importancia del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, el cual fue ratificado por la isla. Además, ratificó el derecho de los pueblos a la paz e insistió en la aplicación de la “Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz”, firmada en la II Cumbre de la CELAC por los jefes de Estado en La Habana en 2014. Finalmente, hizo énfasis en el derecho de todos los Estados a adquirir y poseer armas pequeñas, convencionales y ligeras para atender las necesidades de seguridad y defensa nacional como objetivo.


En cuanto al tráfico ilícito de armas pequeñas, convencionales y ligeras ambos representantes y expertos compartieron sus experiencias y opiniones, ratificando la voluntad de contribuir de la Organización de las Naciones Unidas en esta área. También se abordó en cuanto a los diversos efectos a raíz del embargo económico, comercial y financiero que aplica el Gobierno de Estados Unidos a Cuba “en la cooperación internacional en el marco de las Convenciones sobre la Prohibición de las Armas Químicas y las Armas Biológicas”. Por último, las delegaciones asumieron que el propósito de debatir sobre aspectos relativos al desarme es esencial para garantizar el “respeto a la igualdad soberana, la independencia, la legalidad y la no injerencia en los asuntos internos de las partes.


Fuente: Deutsche Welle

#EnContexto