#EnContexto

De la cocina a las manifestaciones. ¿Cómo darle frente al gas lacrimógeno?


Fotografía tomada por Laura Sánchez @feminista.de.barrio vía instagram

En el marco de las manifestaciones y la posibilidad de enfrentamientos con la fuerza pública es común leer o escuchar en el voz a voz cosas como “lleve leche o agua con bicarbonato para los gases lacrimógenos” o “recuerde el trapo y el vinagre” e incluso para utilizar en casos de emergencia. Tal vez sean consejos útiles, sin embargo, no sirve sólo el voz a voz. La justificación de estas afirmaciones debería tener una explicación científica, por esta razón, encontrarás aquí información de utilidad para la comprensión de por qué dichos elementos de cocina serían tus aliados en medio de las manifestaciones.


El propósito de esta columna es proporcionar más información que pueda ser de utilidad a la hora de confiar o no en los consejos acerca del uso de elementos que tenemos en la cocina para prevenir o combatir gases lacrimógenos; pero no es una aproximación definitiva frente a la seguridad de la implementación de ellos, para más información es recomendable consultar con profesionales de la salud.


Es importante empezar por la descripción del gas lacrimógeno que es utilizado como RCA (Riot Control Agent) o agente antidisturbios en medio de las manifestaciones por parte de la fuerza pública. Existen dos tipos de esta sustancia, el gas lacrimógeno CS que es el tipo de RCA que se utiliza en Colombia y en muchos otros países del mundo, mientras que por otro lado está el gas lacrimógeno CN que es más tóxico por su composición y fue suspendido su uso por la potencia de sus químicos y los efectos que tiene en la salud como la pérdida de conciencia temporal. El gas lacrimógeno es un compuesto químico conocido como 2-clorobencilidenmalonontilo, de acuerdo con el Colegio Chileno de Químicos. Los efectos al tener contacto con el gas lacrimógeno son: sensación de ardor en la zona de los ojos y lacrimación, congestión nasal e irritación de las vías respiratorias; a nivel dérmico, se presenta por contacto directo una sensación de quemadura o enrojecimiento directo en la piel y al haber mayor contacto con este compuesto puede llegarse a presentar dolor de garganta, tos y otros problemas respiratorios en las próximas horas.


Dentro de las numerosas manifestaciones desatadas con gran movilización de personas alrededor del mundo por cualquier motivo, en la mayoría de los casos y repetidas veces se dispersan los disturbios o incluso en las movilizaciones pacíficas de gran escala con el gas CS y se implementa este químico como reemplazo del componente empleado como agente antidisturbios el gas CN por la gravedad de su toxicidad a partir del año 1959 según el Colegio Chileno de Químicos. La dispersión de este compuesto se realiza comúnmente de manera explosiva o lanzado proyectiles que contienen el gas en ellos.


Teniendo en cuenta que el gas CS realmente es un polvo prácticamente insoluble en agua, la mejor idea no sería combatirlo con agua al entrar en contacto con esta sustancia, por esta razón la primera recomendación importante es cubrirse el rostro con un pañuelo o trapo empapado en vinagre para proteger y mantener despejadas las vías respiratorias para evitar entrar en contacto directo con el gas CS. En caso de no tener vinagre a la mano o de que se acabe este insumo, también puede remojarse en agua el trapo para proteger las vías respiratorias que servirá como una barrera para no tener contacto directo con el compuesto químico. Toda medida de precaución que pueda tomarse en medio de estas circunstancias es importante y, como también se encuentran las medidas de bioseguridad dado que la humanidad se encuentra pasando por una pandemia, es necesario y relevante el uso adecuado del tapabocas, por lo que en este caso el trapo impregnado de agua o vinagre iría cubriendo el rostro encima del mismo.


En caso de haber tenido ya algún tipo de contacto con el gas lacrimógeno es donde entra la recomendación que también suele escucharse, el uso de la leche o bicarbonato en agua para contrarrestar los efectos del gas CS en el organismo. Sin embargo, podrá sonar extraño el usar leche o bicarbonato cuando lo comúnmente recomendado siempre al entrar en contacto con químicos es aclarar con agua cualquier sustancia. La razón por la que se considera efectivo el uso de bicarbonato en agua o la leche entera para combatir el gas lacrimógeno es porque el gas lacrimógeno CS es un compuesto químico ácido, que genera alteraciones en el pH de las vías respiratorias, los ojos y la piel. Al ser un compuesto ácido e insoluble en agua, requiere de un agente que neutralice la irritación que genera, algo que el PH menos ácido del bicarbonato y de la leche logran a conformidad, por lo que generan una sensación de alivio y combaten la acidez y alteración que el gas CS generan. La cantidad de bicarbonato es importante, no debe aplicarse más de tres cucharaditas de bicarbonato por litro de agua para que no se genere una reacción adversa, según recomienda la revista Popular Science.


A pesar de ser un tema tan relevante, sobre todo en situaciones coyunturales como la que atraviesa actualmente Colombia, no existe mucha información acerca de las implicaciones a largo plazo que tiene el gas lacrimógeno CS ni acerca de la veracidad del uso de leche o bicarbonato para contrarrestar sus efectos. Sin embargo, es cierto que existen numerosos testimonios del funcionamiento de estos remedios y de la eficacia del vinagre para prevenir el contacto, que se han convertido en los infaltables para una manifestación más segura.

#EnContexto