#EnContexto

¡Cine en la sala! … de su casa


Foto creada por Upklyak y edición hecha por Mariana Romero (2020).

Sería mentira decir que no hemos visto películas, series y documentales, en este tiempo de pandemia. Es más, me atrevería a decir que, más que nunca, hemos designado varias horas al consumo de todos estos productos multimedia. Pero si nos detenemos un segundo a pensar ¿qué hemos estado viendo?, nos daremos cuenta de que nuestras elecciones en su mayoría son de procedencia internacional. Y bueno, somos una sociedad muy mentalizada a preferir el cine extranjero sobre el nacional.


Si bien el consumo de contenidos multimedia ha crecido, en estos últimos meses, el sector cultural está estancado en una crisis económica producto de las nuevas dinámicas que ha traído consigo el covid-19. Aunque muchos han accedido y comprado productos audiovisuales vía Internet, los ingresos que surgen de estos no son suficientes para suplir las necesidades de un universo que agrupa eventos, teatros, conciertos, librerías, festivales, galerías de arte y espectáculos.  


Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en el 2019 el sector de la cultura contaba con un total de 539.933 empleados repartidos en: Creaciones funcionales (212.775 empleos),  artes y patrimonio (255.144 empleos) e industrias culturales (72.014 empleos). Las dos últimas áreas fueron las más afectadas, por la crisis de salubridad pública, al verse obligadas a cerrar sus instalaciones, cancelar su cronograma de actividades y despedir a sus trabajadores por falta de recursos. 


Siete meses después de la llegada del covid-19 su economía no logra reactivarse del todo.  El riesgo que generan muchos de sus eventos impide que las autoridades aprueben la reactivación total de este sector. Es importante recordar que la pandemia no fue la causante de su crisis, sino un factor que ayudó a agudizar la situación. Y es que no podemos olvidar que la industria de la cultura y recreación en el país jamás ha sido de interés para nuestros legisladores y políticos. 


Acorde con el último reporte del DANE, para el mes de agosto de 2020, la tasa de desempleo en todo el país fue del 16,8%. Esto equivale a un incremento de 6,0 puntos porcentuales frente al mismo mes del año anterior (10,8%). Aunque no se conoce una cifra oficial que divida la pérdida de trabajo por sectores, está claro que los trabajadores de la  cultura fueron de los más perjudicados en esta coyuntura. El sistema económico derivado de la cultura es plural, pero también muy frágil. 


Y basta como prueba las afectaciones por las que ha pasado en este año a partir de las restricciones sanitarias. Particularmente industrias como las cinematográficas se han visto obligadas a cerrar por completo, al no tener los recursos suficientes para cumplir con sus responsabilidades. Sin olvidar que ahora la mayoría- por no decir que todos- consume este tipo de contenidos por plataformas vía streaming como Netflix, HBO y Amazon Prime Video, limitando mucho más la posibilidad de un consumo de cine nacional. 


A pesar de todo lo anterior, en 2019 se estrenaron 371 películas en Colombia, de las cuales 45 fueron producciones locales, aproximadamente 12%. Monos, dirigida por Alejandro Landes, fue la producción colombiana con más espectadores al cierre del año con 267.916 asistentes. Esta película tuvo gran acogida a nivel mundial y recibió varios galardones, como el Premio a Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de Berlín y el de Viña del Mar, para el 2019. 


Según el Informe Industria Cinematográfica propuesto por la empresa Cine Colombia y el portal de cine independiente Sí Hay Cine, el año pasado hubo 73.1 millones de espectadores de cine, lo cual representa un crecimiento de esta industria del 14.2% frente al 2018 y se convierte en la cifra récord para el sector cultura. El consumo per cápita (por personas) demuestra que, un colombiano ve 1.5 películas al año en cine, mientras que hace una década sólo veía media. 


De acuerdo con este informe y como ejemplo, la distribución del cine para la empresa Cine Colombia con un total de 7.4 millones de asistentes se divide en: 1. Cine Comercial con 4.95 millones de espectadores (67%), 2. Cine Colombiano con 1.98 millones de asistentes (27%) y 3. Cine Arte con 510 mil espectadores (6%), todos datos aproximados. Como lo decía anteriormente, el problema con la industria fílmica en el país es que las personas no consumimos los contenidos nacionales (como se aprecia en las cifras anteriores). Si miramos con detenimiento estas cifras podemos ver que más de la mitad del consumo de estos contenidos fílmicos está centrado en el cine extranjero. 


Ahora, no todo está perdido. Podemos dejar de consumir tanto producto del extranjero y empezar apostar y apoyar las producciones nacionales.  Actualmente se está llevando a cabo la segunda temporada de Cine Crea Colombia, una iniciativa del Ministerio de Cultura y Proimágenes Colombia para hacer de conocimiento público el desarrollo del  cine colombiano al interior del país. Del 25 de septiembre al 31 de diciembre esta edición trae más de 100 películas y eventos en formato digital, los cuales buscan conmemorar la identidad y las historias que emergen del cine nacional.


En medio de la pandemia es muy riesgoso que las personas vayan a teatros y cines para ver estas películas locales; por lo que Cine Crea Colombia le apuesta a la virtualidad para superar los límites y cumplir con su propósito de promocionar los filmes nacionales. “Ante la imposibilidad de realizar eventos presenciales, decidimos sumar la mayor cantidad posible de aliados, plataformas y películas para llevar el cine colombiano y su diversidad a gran variedad de lugares y públicos posibles”, comentó Claudia Triana, directora de Proimágenes Colombia. 


La edición de este año El cine colombiano nos encuentra, se sustenta en la idea de que si no podemos ir al cine, el cine viene a nosotros. Las personas podrán ver la mayoría de contenidos de forma gratuita en el portal Retina Latina y los contenidos pagos se presentarán en las plataformas digitales: RTVC Play, Cineco Plus, Mowies, Cinema Paraíso on Demand y la Cinemateca Municipal de Medellín. Realmente, no tenemos excusa para no aprovechar de los productos fílmicos colombianos que en esta ocasión no representan costos.  Y los que sí tienen un valor, están dentro de un rango muy asequible. 


“Esta temporada reúne sus películas en ocho líneas curatoriales que dan cuenta de la amplia diversidad de personajes, geografías y temáticas que ofrece la cinematografía del país”, explica Claudia Triana. Clásicos, cortometrajes, estrenos y documentales pretenden cautivar no sólo al público conocedor del cine nacional, sino también a un nuevo público con diferentes edades e intereses. El cronograma y clasificación de contenidos se encuentra disponible en www.proimagenescolombia.com/cinecrea


Si antes la excusa era que no teníamos tiempo para ver producciones nacionales, que no sabíamos en dónde encontrar estos contenidos o que no teníamos el dinero suficiente para acceder a ellos, llega esta edición ofreciéndonos una variedad de películas con distintos ejes temáticos, de forma gratuita y lo mejor de todo en la comodidad de nuestras salas. Está claro que la crisis económica que enfrenta el sector cultural requiere de la intervención del Estado y no se solucionará de un momento a otro. Pero tampoco es falso que si todos cambiamos un poco el chip en cuanto a lo que vemos, las cosas pueden ir mejorando. 


“Este año la Temporada de Cine Crea Colombia, en medio de un escenario inédito como lo es una pandemia, se convierte en una gran oportunidad para reencontrarnos con el cine colombiano, para redescubrir los valores culturales de nuestro país, nuestra identidad y diversidad”, detalló Claudia Triana.

El cine está ahí, sólo es coger nuestros dispositivos electrónicos y aventurarnos a consumir productos nacionales. Si en promedio pagamos por ver 1.5 películas anualmente, que este sea el año en que una de esas sea colombiana



#EnContexto