#EnContexto

Centrales Obreras Bolivianas vs. Gobierno: la odisea por las elecciones generales

El anuncio de las movilizaciones organizadas por el partido MAS este lunes por la modificación de las elecciones generales, prendió alarmas en el gobierno por el riesgo de contagio de la Covid-19.

Miembros de la Central Obrera Boliviana (COB) durante una marcha. Foto de: Archivo.


Tras las movilizaciones anunciadas para este lunes por la Central Obrera Boliviana (COB) y gremios cercanos al partido político Movimiento al Socialismo (MAS), el gobierno afirmó que estas marchas " serán un fracaso". Así lo anunció el Ministro de Gobierno, Arturo Murillo, que expresó su gratitud ante la decisión de la ciudadanía y algunos sectores de no hacer participes de estas marchas.

“Varios sectores anunciaron que no acatarán las medidas que fueron ordenadas desde Buenos Aires, eso muestra el temor que tienen los bolivianos hacia el contagio”.

Adicionalmente, enfatizó en la falta de importancia que el expresidente Evo Morales, Luis Arce y el partido político le brindan a la vida humana de sus seguidores, al no tener en cuenta las circunstancias actuales.

Están muy cómodos mandándolos a la muerte, al contagio y a la confrontación. Porque mandarlos a una marcha, a un bloqueo es darles una posible sentencia de muerte. Nadie los va a reprimir, pero el Covid-19 se llevará vidas en pocos días como consecuencia de ello, y tendrán que cargar con el peso de la partida de un familiar o de ellos mismos”.

Entre los grupos que mostraron su rechazo a las movilizaciones convocadas se encuentran: los mineros cooperativistas, el sector del transporte público, gremio de artesanos y Centrales Obreras Departamentales de dos regiones, La Confederación Nacional de Gremiales y el Consejo de las Federaciones Campesinas de los Yungas (COFECAY).


Varios de los dirigentes de estos sectores han demostrado su total rechazo ante estos llamados, según ellos lo consideran como un acto de irresponsabilidad. Así lo manifestó el representante minero, Porfirio Mamani.

“Los compañeros cooperativistas en resistencia no vamos a permitir que haya bloqueos, marchas o paro indefinido; la COB dirigida por Juan Carlos Huarachi no defiende los intereses de los trabajadores. En Bolivia se necesita trabajar para reactivar nuestra economía que fue afectada por esa pandemia.

Por último, se denuncia la obligación hacia los funcionarios públicos que tienen relación cercana con el partido MAS para ser participes de la movilización.

“Se está obligando a trabajadores públicos a sumarse a las marchas y esto es bastante preocupante”, reiteró Carlos Salazar, representante de la Central Obrera Departamental de Chuquisaca.

El gobierno aseguró un control por parte de las autoridades policiales para evitar el desorden y asegurar el flujo cotidiano en las ciudades.

“Que haya el suministro normal de alimentos y combustibles en las ciudades, evitará confrontaciones, y pedimos esa misma actitud a quienes se movilicen”.

Fuentes: El Deber.

#EnContexto